Requiém por un grande: adiós a Chiquito de la Calzada

El humor en España ha tenido buenos exponentes, pero ninguna ha calado tanto en el público como Chiquito de la Calzada.

Este cómico malagueño saltó a la fama en 1994, de la mano del programa Genio y Figura, emitido por Antena 3. La llegada a la televisión de Gregorio Esteban Sánchez Fernández, que así se llamaba el humorista, fue producto del azar.

Cuenta la leyenda que el productor del programa, Tomás Summers, lo descubrió casualmente durante una comida con amigos. De una mesa cercana se escuchaban las carcajadas de los comensales, provocadas por la retahíla de chistes que un hombre calvo y de baja estatura contaba.

Inmediatamente lo invitó a sumarse a las filas de su nueva iniciativa televisiva, donde Chiquito se ganó la simpatía de la audiencia desde el primer momento.

Su trayectoria artística, sin embargo, llevaba ya una largo trecho. Y es que con apenas ocho años, Gregorio Sánchez se subió a un escenario, interpretando piezas de cante jondo. De orígenes humildes, Chiquito de la Calzada fue el segundo de los tres hijos de un matrimonio obrero. Siendo su padre electricista y su madre, una mujer de su época, dedicada a oficios del hogar, las comodidades no abundaban en el hogar de los Sánchez Fernández.

Quizás por eso, el pequeño quiso probar fortuna en los tablaos que por esos años atraían a los señoritos andaluces. Pero la suerte le fue esquiva y sólo logró abrazarla cumplidos ya los 62 años.

Aún así, tuvo el tiempo suficiente como para dejar una huella en la cultura popular de finales de siglo. Sus expresiones forman parte del habla habitual en España e incluso se ha considerado incluir alguna en el diccionario de la Real Academia.

Es difícil explicarle a un turista qué significa “fistro”, pues ni siquiera Chiquito pudo definirlo. Ello no fue impedimento para que se insertara con soltura en cualquier frase y fuera entendido por todos.

La lista de palabras y vocablos que debemos al gran Chiquito es muy amplia, pero a continuación rescatamos los que han tenido mayor resonancia:

  • Candemor: muchos lo atribuyen a la españolización de la frase inglesa I can’t any more(que vendría a significa; “No puedo más”). Pero el humorista la utilizaba como coletilla en cualquier frase.
  • Fistro: aunque parece provenir del vocable sueco fÿstrohm, que puede traducirse como amigo o colega, en el lenguaje de Chiquito podía usarse con cualquier significado.
  • ¿Te das cuén?: es el apócope de ‘¿Te das cuenta?’, usado por Chiquito para enfatizar lo que decía y darse la razón.
  • ¿Cómor?: usado como adverbio de interrogación, la adición de “r” al final indicaba una mayor confusión en quien hacía la pregunta.
  • Al ataquer: otra de las palabras que suma “r” para acentuar una acción. Puede referirse al acto sexual o a cualquier acción que vaya a ser emprendida por el protagonista de la historia con particular intensidad.
  • No puedor: indica una limitación mayúscula para hacer algo. La usaba con frecuencia en sus chistes, acompañada de su clásico paseíllo con la mano en la cadera.
  • Meretérica: ha pasado a ser para muchos la forma habitual de referirse a la Guardia Civil, en clara referencia a su denominación como la Benemérita.

Quedan aún muchas frases por fuera de este registro, pero ya va siendo hora de decirle adiós a Chiquito de la Calzada, echando mano de su expresión de despedida por excelencia: ¡Hasta luego, Lucas

Cambio de humor y el trastorno bipolar

Muchas veces nuestro ánimo al levantarnos es un poco irritante o con una antipatía ante los demás. El ser humano generalmente muestra cambio de humor en diferentes circunstancias en su vida cotidiana. Hoy en día la vida va en cambios acelerado en diferentes ámbitos, y es donde hombres, mujeres, abuelos y niños pasan por causas conscientes o no conscientes; donde son alteraciones que en oportunidades conducen a oscilaciones anormales del humor, lo que puede llegar a un trastorno bipolar.

Estas oscilaciones del humor fuera de lo normal o sin fundamento aparente, alteran en el ser humano su capacidad de funcionamiento en su vida laboral, en las relaciones interpersonales y su vida académica. Son vaivenes en su conducta que pueden ser de euforias; donde manifiesta un optimismo, marcado por una excesiva alegría o un exceso de carcajadas, lo que los especialistas denominan (fase de “manía”). Martha Rivas, una empleada de la empresa Fontaneros  expresa, que estos vaivenes en los individuos van también hacia el polo de la tristeza llamada fase depresiva; donde la nostalgia se apodera de la persona, deprimiéndose sin ganas de hacer nada. En esta fase se experimenta sensaciones de desesperación, ansiedad o culpa sin causa; lo que conlleva a un individuo o no dormir ni comer o muchas veces es lo contrario, duerme mucho y come con mucha ansiedad.

El empresario de la empresa Pintores  manifiesta, que es frecuente observar empleado que cambian su humor en la ocupación de su tarea diaria, y muchas veces pienso que es una debilidad personal o falta de voluntad. Pero los especialistas dicen que es una enfermedad que se debe a cambios neuroquímicos cerebrales, generalmente el trastorno bipolar es presentado en adultos y adultos mayores. Durante la etapa maniaca de la bipolaridad, hace que una persona no se mantiene tranquila, tiene un humor expansivo y habla un tema a otro y no termina las ideas, sin coherencia en su accionar, lo que hace pensar que no es un individuo normal.

En ocasiones se presenta en las personas una etapa que es mixta; la fase maniática y la fase depresiva, manifiesta el empresario de Pintores  que es una etapa muy difícil de entender, porque el afectado actúa irritable, pero argumentativo, da explicaciones a todo lo que hace y luego pasa a desesperado y triste. Tiene a ver la vida con un pesimismo y manifiesta que le falta mucho por hacer y se lamenta por no haberlo hecho.

Este padecimiento no es un defecto de carácter o por problemas familiares o sociales, según especialistas psiquiátricos comentan que es orden genético. El trastorno bipolar es una enfermedad que se basa en una condición psiquiátrica de larga duración; es posible mantener estable a un paciente, mediante medicación adecuada y con hábitos de vida llevado con una disciplina dependiendo según su diagnóstico clínico. Los pacientes con un diagnóstico de trastorno bipolar deben tener la disposición de aceptar la condición; esto hará que el tratamiento de los especialistas en ellos tenga mejor resultados.